Logo educatia

        trinity   educatia

Padre Luis Ormières


El nombre oficial de la Congregación en la Iglesia es el de HERMANAS DEL SANTO ÁNGEL DE LA GUARDA, nombre recibido de sus Fundadores y reconocido en Francia por Decreto de Napoleón III el 12 de Diciembre de 1852. La Congregación se había fundado unos años antes, el día 3 de Diciembre de 1839, en Quillán, un pueblecito del sur de Francia que un 14 de julio de 1809 ve nacer a Luis Antonio Ormières, en el seno de una familia oriunda de Limoux, establecida más tarde en Quillán y en la que vive de un pequeño comercio. lomier

Luis Ormieres

Su mirada es la propia de quien está a la escucha de Providencia, fijándose en los más abandonados de la sociedad. Su existencia es como un espejo que refleja el Don de Dios en la sencillez, el desprendimiento, la disponibilidad y el amor.
De los pobres y de su familia aprende Luis Antonio Ormières la canción del despojo y con ellos da sentido a las bienaventuranzas.
Luis Antonio Ormières fue un sacerdote cuyo perfil espiritual emerge desde la experiencia de una Gracia que siempre es eclesial. Fue esa la elección que Dios hizo para él. Entender la propia existencia como un don, cuya dimensión está marcada por los dones que los demás reciben. Por eso supo comprender que todo era manifestación del Espíritu para provecho común, creación de  Dios, que obra todo en todo.
El padre Ormières, preocupado desde hacía mucho tiempo por la falta de buenos maestros para la juventud en los pueblos pequeños, se había consagrado a la enseñanza desde sus primeros años. Quería enseñar sin ruido y con su propia experiencia los medios  más adecuados para este fin: extender los beneficios de una buena educación por todos los lugares que no tuvieran recursos suficientes.

Su lema: FORMAR VERDADEROS DISCÍPULOS DE CRISTO ES NUESTRO FIN PRINCIPAL, NUESTRO ÚNICO FIN.

"Destinados a educar a la juventud y a formar miembros vivos de este cuerpo místico, cuyo jefe está coronado de gloria en los cielos, debemos estar penetrados de la importancia de nuestra misión y pensar en los medios para cumplir bien.. La enseñanza es un verdadero apostolado, un segundo sacerdocio. Nadie, se atribuya a sí mismo este honor. Es preciso ser llamado por Dios. Los que hayan enseñado a muchos el camino de la justicia, brillarán como estrellas en la eternidad." P.O.

Año congregacional P. Luis Ormières

congregacionalLO

JoomBall - Cookies